Artículo original.
“Por raro que parezca, me siento orgullosa. Me encanta la sensación de ensanchamiento en mi vagina».

Cuando Alicia* conoció en el trabajo a un arborista autónomo, este le dio su tarjeta de visita y le dijo que podía llamarle si quería plantar un árbol muy grande. Resultó que el “árbol” en cuestión medía 23 centímetros y esta estadounidense de 35 años se lo pasó genial plantándolo.

“Siempre me ha gustado mucho el sexo oral y hacer mamadas profundas, por lo que fue genial hacerlo con alguien con el pene tan largo”, recuerda. “Fue divertido, excitante y desafiante poder usar las dos manos y la boca. Notaba cómo sus centímetros entraban y salían por mi garganta. Me puso muchísimo y me entraron unas ganas tremendas de practicar sexo”.

Este fue un momento crucial para Alicia. Después de su primera relación sexual con un “superdotado”, se dio cuenta de que quería repetir la experiencia una y otra vez, por lo que se convirtió en lo que se denomina una size queen, es decir, una persona a la que le gustan los penes gigantes. Esta preferencia puede ser oral, vaginal y anal.

En general, las personas de este tipo con las que he hablado tienen consensuado que las erecciones consideradas como “tallas grandes” comienzan a partir de los 18 centímetros de largo y los 14 centímetros de contorno, por lo que su preferencia por el tamaño se sitúa unos 5 cm de largo y 2,5 cm de contorno por encima de la media.

Matt, que calza unos 26,5 x 20 cm, está familiarizado con todo lo anterior. Descubrió por primera vez que la tenía más grande que sus compañeros de clase en las duchas del gimnasio del instituto. Poco después, se empezó a expandir el rumor y le empezaron a llamar «el Asno».

Por una parte, Matt siente que lo han tratado como a un divertimento (en una de sus primeras experiencias sexuales, un grupo de chicas le pidieron que les enseñara la polla a cambio de poder verlas en sujetador) y, al mismo tiempo, siendo un tipo que se define como un poco nerd y con pocas capacidades sociales, cree que sus dimensiones le han ayudado a explorar su sexualidad en la adolescencia. “No cabe duda de que los rumores me daban mucha ventaja”, me confiesa este británico de 35 años. “Estoy seguro de que había chicas que nunca se habrían fijado en mí de esa forma si n fuese por eso, pero al menos les entró la curiosidad después de que me pusieran el mote”.

“Me encanta comparar el tamaño del pene con mi cuerpo y cogerlo para comprobar en mis propias manos lo grande que es”

Es lógico que el nacimiento del deseo sexual adolescente —que no deja de aumentar,—combinado con el boca a boca en una ciudad pequeña, diera paso a un interés creciente en el pene de Matt. Aunque la curiosidad no siempre se puede equiparar con el deseo sexual. Alicia descubrió que era una size queen en un encuentro casual, igual que muchas otras personas.

Hanna*, de 43 años, vio su primer pene enorme al tirarse a un tío que conoció en una fiesta universitaria; Bella*, de 19 años, echó uno de sus primeros polvos en el instituto con una persona con un gran pene y Theresa*, de 21 años, salió con un hombre muy bien dotado y, después de que rompieran, se le hizo muy difícil volver al tamaño medio de los demás hombres.

«Normalmente, una mamada a fondo con un pene de tamaño medio sería una simple penetración, pero con una polla muy grande se follan mi boca de verdad”

Hay varias razones por las que los penes grandes son atractivos para las amantes de lo sobredimensionado, entre las que se incluye la posibilidad de hacer felaciones profundas, la sensación de ensanchamiento de la vagina y su estética visual. “Me encanta comparar el tamaño del pene con mi cuerpo y cogerlo para comprobar en mis propias manos lo grande que es”, afirma Bella, mientras Theresa cree que tamaño y masculinidad van de la mano.

Además, Bella revela que nunca tiene arcadas y que disfruta tener esa habilidad con una polla grande. Alicia tuvo una revelación parecida durante su polvo inicial con el arborista superdotado. “Normalmente, una mamada a fondo con un pene de tamaño medio sería una simple penetración, pero él se follaba mi boca de verdad”, recuerda.

Añadir a favoritas(0)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>