Entrada original:
Además de ropa interior usada, la gente vende mascarillas faciales que ha usado dentro de sus tangas y pantaletas.

Las mascarillas faciales son una medida de protección imprescindible y eficaz para ayudarnos a superar esta pandemia, pero no se puede negar que son terriblemente molestas. Nos impiden ver los rostros de amigos y extraños. Causan acné. Hacen que se empañen nuestros lentes. Pero para unos cuantos elegidos, también son un objeto de deseo.

Si ves a alguien con una mascarilla y parece estar particularmente fascinado, puede que se deba a que pagó por el placer de usar una mascarilla que huele como los genitales o los pies de otra persona.

«Imagínate recorrer los pasillos de una tienda y disfrutar mi aroma», dice el anuncio de Cat en Snifffr, un sitio de venta de pantaletas usadas. «¡Haré que llevar puesta tu mascarilla sea más agradable!».

Para los vendedores de artículos fetichistas, la pandemia es una oportunidad para incorporar un nuevo artículo: las mascarillas con aroma a coño.

Cat, quien vende pantaletas y calcetines, así como mascarillas en Snifffr, dijo que ha estado vendiendo mascarillas durante casi un año. «Creo que a la gente le gustan porque pueden disfrutar de un fetiche fuera de su casa. Creo que es como un pequeño secreto que solo ellos conocen y eso lo hace arriesgado y divertido», dijo. «En lo personal, para mí es emocionante saber que una mascarilla que tuve en mis pantaletas o mis zapatos ahora está en la cara de alguien y esa person lo está disfrutando».

«Pueden pasearse por ahí con un pequeño y sucio secreto».

Al igual que en el caso de las pantaletas usadas, las opciones de personalización de las mascarillas usadas son casi infinitas. En Snifffr, un mercado para la venta de ropa usada, principalmente ropa interior, con fines fetichistas, las mascarillas se venden por un precio de entre 5 y 250 dólares, pero en promedio la mayoría cuesta alrededor de 15 dólares. Vienen en una amplia variedad de formas y partes corporales donde las llevaron puestas antes de venderlas. Por supuesto, las que estuvieron en el interior de una tanga parecen ser las más populares, pero las que estuvieron en los pies, dentro de los sujetadores y en las caras a veces también son opciones, todo depende de quién sea el vendedor. Las mascarillas quirúrgicas desechables son las que publican con más frecuencia, pero la gente también vende mascarillas de tela lisas o con patrones y diseños.

Las mascarillas quirúrgicas de tres capas son buenas para conservar los olores y también para mantener en secreto la evidencia de lo que hay del lado oculto. «Si hay evidencias de sudor o marcas de lápiz labial en un lado, por lo general no se alcanzan a ver del otro lado», me dijo Laceysniffs, quien vende este tipo de artículos principalmente en Reddit.

Laceysniffs dijo que comenzó a vender mascarillas hace unos meses, a petición de un cliente que compró algunos de sus calcetines usados. Ha vendido cuatro mascarillas hasta ahora («dos con aroma a orina, una con aroma a culo y una con aroma a pies»), pero también las incluye gratuitamente en muchos pedidos, como un regalo extra. Una mascarilla que ha estado presionada contra su vulva, ano o pies durante 24 horas cuesta cinco dólares, y una que ha orinado y secado tres veces cuesta 10 dólares.

Sidney77, que también vende principalmente en Reddit, comenzó a vender mascarillas unas semanas después del inicio del primer confinamiento, en marzo. «Quería ofrecer algo nuevo y emocionante y disfruto hacer feliz a la gente en tiempos difíciles», dijo. «Las mascarillas son un buen complemento en la escena del fetiche de los calzones usados. ¡Es atrevido!». Ha vendido entre 10 y 20 mascarillas y dice que incluso a quienes no las compran les gusta la idea. Cobra 25 dólares por la primera mascarilla y cinco dólares por las siguientes, y vienen con un set de fotos.
Parte del atractivo de las mascarilla con aroma a coño es simplemente la cercanía que implica su propósito: claro, puedes atarte una tanga a la cabeza como si fuera una mascarilla, pero las mascarillas fueron diseñadas específicamente para usarse en la cara.

«Muchos de mis clientes fetichizan los aromas, así que poder tener una mascarilla impregnada de mis olores presionada firmemente contra su cara e inhalar profundamente mis aromas, puede ser una experiencia muy eufórica y erótica para algunos», dijo Laceysniffs.

Añadir a favoritas(0)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>